Cabecera 4 Cerro del Cinto y las Minas

4 Cerro del Cinto y las Minas

Desde el Cortijo Montano seguimos por la pista principal y a unos 50m giramos a la derecha, bordeamos el campo de olivos y subimos hasta el final de la cuesta. Encontramos un camino que sale a mano izquierda, abandonamos el sendero principal que empieza a bajar (si seguimos regresaremos directamente al Cortijo del Fraile) y giramos a la izquierda. Seguimos hasta empalmar con un sendero señalizado por una pequeña flecha que nos indica subir por una cuesta empinada hasta la pista que bordea el Cerro del Cinto (391m de altitud) y nos ofrece una vista amplia y completa de todo el valle.
Por el camino tenemos varios paneles interpretativos del Parque Natural que nos ayudarán a localizar las demás sierras y localidades que vemos al fondo.
Llegamos al punto desde el que observamos la Cortijada del Fraile desde más cerca y vemos el sendero que baja hacia el camino de las minas. Una vez bajado el Cerro del Cinto giramos a la izquierda y atravesamos las instalaciones abandonadas de las Minas (si giramos a la derecha y seguimos los caminos que cruzan los campos cultivados regresaremos al Cortijo del Fraile).

LA MINERÍA

En 1915 se descubre oro en el sector de Rodalquilar, en la mina “María Josefa”, por la que vamos a pasar en el siguiente tramo del itinerario.
La importancia de este descubrimiento radica en que ahora el oro, además de presentarse diseminado en el cuarzo de los filones, también aparece en estado libre, posibilitando su extracción a pie de mina mediante amalgamación (extracción de los metales preciosos de los minerales que los contienen mediante la utilización del mercurio).
Este será el inicio de una carrera en busca del beneficio del oro de Rodalquilar por parte de mineros locales, nacionales, europeos e incluso por parte del gobierno de España.
Dos compañías privadas locales intentaron el beneficio del oro mediante amalgamación: en 1925 “Minas Auríferas de Rodalquilar S.A.” y entre 1929-1930 “Explotaciones y Minas Auríferas de Rodalquilar S.A.”, también conocidas como “Minas de Abellán” por venir de manos del almeriense D. Antonio Abellán. Las dos fracasaron.
En 1928 se crea en Madrid la compañía “Minas de Rodalquilar S.A.”, presidida por el Marqués de Arriluce, aunque la empresa estaba controlada por capital británico. En 1931 logra la obtención a pie de mina del oro de Rodalquilar mediante cianuración. Para ello construyeron el complejo conocido como Planta Dorr (queda por encima de las oficinas del Parque Natural y del Jardín Botánico), mantuvo la explotación con éxito hasta que en 1936 las minas son incautadas por sindicalistas que intentarán su explotación durante la Guerra Civil.
Al finalizar la guerra, en 1939, las minas están paralizadas y en mal estado. El Gobierno se incauta de ellas en 1940 y, mediante el Instituto Nacional de Industria (I.N.I) retoma su explotación y la Empresa Nacional Adaro, sustituye al Instituto Geológico Minero que venía desempeñando esta labor desde que el gobierno decretó la incautación de las minas.
En la década de los cuarenta Adaro explotará fundamentalmente las minas situadas alrededor del pueblo de Rodalquilar (“Las Niñas”, “Ronda y el Resto” y “Consulta”).
En los años 50-60 Adaro centró su explotación en las minas situadas en el cerro del Cinto, mediante canteras a cielo abierto; además de la necesidad de instalar una nueva planta de beneficio del oro con mayor capacidad que la Planta Dorr, para procesar la ingente cantidad de mineral descubierto.
En septiembre de 1966 se cierran las minas por fatiga de los yacimientos. Desde este año hasta nuestros días la actividad minera en la zona ha sido poco significativa, a excepción de un corto período, 1989-90, en el que la empresa norteamericana St. Joe Transacción Inc. y Cía S.R.C. reanudó la explotación. Para el tratamiento del mineral se construyó en un paraje cercano al Cortijo del Fraile, una nueva planta de tratamiento por el método de lixiviación en pilas, diseñada y construida por la empresa holandesa CYEME, que son las instalaciones que vemos en este tramo del itinerario.
Esta actividad económica de siglo y medio de la minería ha dado trabajo y ocupación a muchos habitantes de los pueblos circundantes, siendo el cierre principal en los años 60 la causa de la emigración de gran cantidad de la población local.